La maldición de Jacques de Molay, último Gran Maestre Templario