Algar de Benagil, la fantástica cueva portuguesa