Detección del COVID-19: prueba de la RT-PCR