El Castillo de Lohr, ¿origen de la auténtica Blancanieves?