El insólito oficio de los "despertadores humanos"