¿El último edén del Caribe?