Galio, un metal de lo más curioso...