¿Habéis oído aquello de: Ojo por ojo, diente por diente? ¿Sabéis de dónde procede la expresión?