Huayna Picchu, una subida de infarto