Isla Mocha, el paraíso perdido chileno