Karánsebes, ¿la batalla más absurda de la historia?