Koekohe Beach, la playa neozelandesa de las extrañas rocas esféricas