La inquietante leyenda del kilómetro 31, en México