La única casa  que ha sido declarada legalmente como “embrujada”