Longyearbyen: la ciudad donde morir es ilegal...