Madonna della Corona, el santuario suspendido en la montaña