Máncora, ¿han nadado entre tortugas?