Nunca es tarde para alcanzar el éxito, y esta historia es la prueba