Posiblemente la frontera más extraña en la que he estado...