¿Qué tal si nos adentramos en el "Nido del Diablo"?