Un Alcázar con muchos contratiempos...