Un museo delicioso si les gusta el queso (como a mí, jeje)...