Una curiosidad acerca del Teide