Una de las muchas maravillas de Islandia: el Cañón Stuðlagil