Una escultura insólita en Praga...