¿Cabras en el techo de un mercado? Pues sí...