Debemos recordar la pandemia de 1918