Un mensaje dentro de una botella encuentra destinatario a 5.000 kilómetros de distancia