Una aterradora curiosidad navideña...